Estrategia empresarial

Estrategia empresarial: cómo conseguir los objetivos de una empresa

El concepto de estrategia empresarial se refiere a cómo una empresa logrará los objetivos que se han establecido previamente. Para ello es necesario definir si la empresa competirá por ser líder en costes, ofrecerá algo único que la diferencie de los competidores (estrategia de diferenciación), o se dirigirá a un mercado específico (estrategia corporativa de nicho).

Por tanto, en el plan de negocios a la hora de determinar la estrategia corporativa es necesario entender el valor que la oferta aporta al cliente y cómo se posiciona la empresa dentro del mercado competitivo.

El análisis de mercado y la definición de objetivos realizados previamente son claves para determinar la estrategia corporativa más adecuada. Sigue leyendo, y aprende a determinar la estrategia corporativa en un plan de negocios.

La estrategia corporativa y los objetivos establecidos

Una vez definida la visión corporativa y establecidos los objetivos empresariales, el siguiente paso en la elaboración del plan de negocios es determinar cómo lograrlos. Por tanto, ahora es el momento de definir la estrategia corporativa. Es decir, trazar el camino que se debe seguir para conseguir los objetivos.

El punto de partida para formular la estrategia corporativa es el análisis del mercado que hemos visto en un artículo anterior. La evaluación tanto del potencial de crecimiento del mercado como el análisis detallado de la competencia nos ha permitido identificar las ventajas competitivas de la empresa en comparación con las de la competencia y, a partir de ahí, definir cuál es el posicionamiento de la empresa más adecuado en el mercado.

Con una visión clara del posicionamiento de la empresa, ya podemos elegir y/o formular la estrategia empresarial que mejor se alinee con las metas a conseguir y las necesidades de la organización. Este enfoque nos permite definir nuestro lugar en el mercado y así también asegurar que nuestras decisiones estratégicas están enfocadas en alcanzar nuestros objetivos empresariales de manera efectiva.

Estrategia Corporativa

Antes conocer los detalles específicos sobre cómo formular la estrategia empresarial, es esencial comprender los cimientos sobre los que se construyen estas estrategias. Estos fundamentos incluyen los beneficios para el cliente y el posicionamiento en el mercado, ambos esenciales para definir la dirección estratégica de la empresa.

1º Fundamento de la estrategia empresarial: beneficios para el cliente

El éxito a largo plazo de cualquier tipo de empresa depende de su capacidad para ofrecer beneficios únicos a los clientes, lo cual constituye su principal ventaja competitiva. Estos beneficios pueden variar, incluyendo mejor precio, superior calidad, o un servicio excepcional, entre otros.

El beneficio que obtiene el cliente es conocido en el mundo de los negocios y en el ámbito de la formación de los mejores Executive MBA de España como Propuesta de Valor Único (PVU) o Unique Selling Proposition (USP). La propuesta de valor es eje central de cualquier estrategia empresarial, que sirve no sólo para atraer clientes, sino también para retenerlos diferenciando claramente nuestra oferta de la competencia.

2º Fundamento de la estrategia empresarial: posicionamiento

El posicionamiento se refiere a definir cómo queremos que una empresa sea percibida en comparación con los competidores, especialmente en términos de calidad y precio.

El tipo de posicionamiento facilita la elección de la estrategia empresarial más efectiva y traslada de forma clara a los clientes dónde se sitúa la oferta de la empresa en el mercado. Es decir, transmite cómo son los beneficios del producto o servicio que se ofrecen al público objetivo y clientes.

Por lo tanto, el posicionamiento debe estar alineado con la propuesta de valor única que has definido en el plan de negocios, asegurando que cada decisión estratégica refuerce cómo los clientes ven y valoran la empresa.

¿Cómo elegir la estrategia empresarial adecuada?

Tras definir los beneficios que obtiene el cliente por la compra de un producto o servicio e identificado el posicionamiento en el mercado de la empresa en el plan de negocios, definir la estrategia corporativa más adecuada para la empresa será un proceso más claro y sencillo. Para elaborar el plan estratégico, sigue los siguientes dos pasos:

Primer paso: Selección de la estrategia empresarial adecuada

Evalúa cuál de estas tres estrategias principales se alinea mejor con los objetivos:

  • Liderazgo en costes: ideal si el objetivo es minimizar los costes de producción y ofrecer precios más bajos que los competidores. Ejemplo: un gran minorista internacional de ropa utiliza economías de escala y optimización de la cadena de suministro para reducir costes. De esta forma, puede vender productos a precios más bajos que los competidores directos.
  • Diferenciación: este tipo de estrategia corporativa es apropiada si la empresa busca destacar por características únicas que valoran los clientes y son diferenciadoras frente a la competencia. Ejemplo: una empresa de cosméticos que utiliza ingredientes orgánicos y sostenibles se dirige a clientes potenciales preocupados por el medio ambiente y la salud, lo que permite vender los productos a un precio más elevado.
  • Estrategia de nicho: es efectiva si la empresa se enfoca en un segmento específico de clientes del mercado que puede ser más rentable o está menos atendido por los competidores. Ejemplo: una compañía que ofrece software de gestión para clínicas veterinarias se centra en un mercado muy específico que requiere soluciones personalizadas que no son proporcionadas por los grandes proveedores de software.

Segundo paso: Definición de la dirección de la estrategia empresarial

Asegúrate de que la estrategia elegida (liderazgo en costes, diferenciación o estrategia de nicho) está alineada con la estrategia de marketing y se ajusta a las particularidades del modelo o idea de negocio para garantizar la posición competitiva de la empresa en su mercado objetivo. Esto facilitará la consecución de los objetivos empresariales y asegurará que todas las áreas de la organización trabajen de manera sinérgica hacia una meta común.

Ejemplo: Imagina una empresa que produce y vende productos de belleza naturales. La empresa ha optado por una estrategia de diferenciación, centrándose en productos orgánicos y ecológicos. Para que esta estrategia sea efectiva, la dirección de marketing se centra en destacar la sostenibilidad y los beneficios para la salud de estos productos en todas sus campañas publicitarias. Esto incluye la utilización de canales de marketing digital que apelan a consumidores preocupados por el medio ambiente, colaboraciones con influencers que promueven estilos de vida saludables y la participación en ferias de productos ecológicos.

La estrategia formulada de marketing debe reforzar el mensaje de la propuesta de valor única de la empresa, y debe estar diseñada bajo la finalidad de atraer a un mercado objetivo específico que valora la sostenibilidad y la salud. Todo ello, está en perfecta armonía con el modelo de negocio de la empresa, que se basa en la premisa de proporcionar cosméticos saludables y respetuosos con el medio ambiente.

Tipos de estrategias empresariales

Tips sobre la formulación de la estrategia empresarial en el plan de negocios

Asegúrate de que en el plan de negocios está explicado claramente por qué has elegido una estrategia corporativa específica. Factores como el beneficio que la empresa ofrece a los clientes, la ventaja competitiva única y el posicionamiento en el mercado son fundamentales para esta decisión.

La estrategia que elijas influirá en muchos aspectos del modelo de negocio de la empresa. Por ejemplo, optar por un liderazgo en costes implica tener una organización que sea ágil y eficiente. Por lo tanto, definir la estrategia corporativa con precisión y cuidado es crucial para alinear todas las operaciones de la empresa. Esto significa que el equipo humano que has definido en el plan de negocios responsable cada departamento, desde producción hasta marketing y ventas, debe operar de manera que contribuya a mantener bajos los precios sin comprometer la calidad.

Además, la implementación de la estrategia empresarial seleccionada requerirá un seguimiento y evaluación constante para asegurarse de que la empresa no solo alcanza las metas a corto plazo, sino que también se posiciona en el mercado de manera sostenible para el futuro. Esto incluye la medición del rendimiento a través de indicadores clave de rendimiento (KPIs) específicos, que ayudarán a la empresa a hacer los ajustes oportunos y dirigir recursos donde más se necesiten.

Finalmente, la estrategia corporativa elegida para implementar sentará las bases para el siguiente capítulo sobre las secciones que estructuran un plan de negocios que explica cómo serán las estrategias y acciones de marketing. Esta integración asegura que todas las decisiones estratégicas estén alineadas en el business plan, así como en el resumen ejecutivo del plan de negocios y contribuyan al éxito general de la empresa.

 

Los comentarios están cerrados.