cómo realizar networking empresarial

El networking empresarial: una oportunidad para tu negocio

No tener contactos o, lo que es peor, no saber gestionarlos, reduce las oportunidades de cualquier negocio. Por eso, apostar por el networking empresarial es una vía efectiva para ampliar la presencia en el mercado e incluso, el volumen de ventas.

¿Qué es el networking empresarial? 

Más que una tendencia, se trata de un modelo de gestión que apuesta por la estabilidad y el éxito. Si ampliamos nuestra red de contactos, crecerán también las posibilidades de negocio.

Para el periodista Douglas Harper, este concepto surgió para conectar personas y grupos a finales de la década de los cuarenta. Actualmente, este término está perfectamente integrado en el ámbito empresarial y sus beneficios, más que demostrados.

Hacer neworking es ampliar el enfoque de tu negocio. Es evolucionar. Es crecer dentro de tu sector. Es convertirte en una referencia. Es abrir nuevas puertas.

Decir que el networking consiste, simplemente, en ganar contactos no es suficiente. Una buena estrategia siempre se propone objetivos mucho más concisos. Algunos de ellos son:

  • Encontrar nuevos clientes.
  • Iniciar relaciones con nuevos proveedores.
  • Descubrir talentos para incorporar a nuestro negocio.
  • Crear nuevas oportunidades de negocio, colaboraciones y alianzas estratégicas.
  • Dar a conocer nuestros productos o servicios en el sector.
  • Establecer nuevas vías de financiación e inversión.

Además, si tienes un proyecto que te gustaría ver despegar, gracias al networking empresarial podrás conocer evangelizadores y early adorpters que podrían estar interesados en acompañarte durante este camino.

¿Dentro o fuera de la red? 

Los medios online y, en concreto, las redes especializadas como LinkedIn son siempre un buen punto de partida. Allí, podrás contactar con otros profesionales de tu sector y empezar a asentar las bases de la relación. Ahora bien, el entorno offline sigue siendo un gran escenario repleto de oportunidades que no deberías olvidar. El contacto directo afianza y consolida el networking. Los eventos, las ferias o los congresos siempre son un buen lugar para promover el diálogo, compartir ideas, inquietudes, intereses…

¿Sabes cómo sacar partido de un evento? 

Si vas a asistir próximamente a uno de ellos, ten en cuenta estas recomendaciones para aprovechar al máximo esta oportunidad.

  • Fíjate unos objetivos. ¿Por qué quieres asistir a este acto? ¿Qué buscas? ¿Financiación? ¿Clientes? ¿Prestigio? Escoge el que tu empresa necesita.
  • Tómate tu tiempo a la hora de identificar ponentes u otros asistentes. Reconocerlos y saber un poco más de ellos facilitará las relaciones en directo. Así también sabrás con cuáles de ellos puedes tener más intereses en común.
  • No olvides la empatía ni la actitud positiva en casa. En un evento, solo tienes una oportunidad para demostrar quién eres.

Recuerda que todo tiene un principio. A veces, en un primer evento no surge una operación de negocio pero sí se crean las bases de una relación que puede tener continuidad a largo plazo.

Tampoco podemos olvidarnos de los clientes habituales de nuestra empresa. La relación con ellos debe trabajarse día a día para así poder transmitir confianza, detectar nuevas oportunidades o, simplemente, demostrar el interés por seguir manteniendo el contacto.

Y es que el mejor networking empresarial es aquel que se elabora minuciosamente. No hablamos de un juego para sumar contactos. No queremos sólo un número. De lo que se trata es de conseguir relaciones de calidad que, verdaderamente van a beneficiarnos. Solo así surgirán desde colaboraciones puntuales hasta grandes operaciones de negocio.

Y tú, ¿crees en el poder del networking empresarial?

Los comentarios están cerrados.