Aspectos sobre la cultura de una empresa cuando se inicia una relación laboral

Cultura de la empresa y empleados

En nuestras relaciones humanas e interpersonales, es lógico que tengamos más afinidad por unas personas que por otras, pues cada persona tiene unos rasgos y características distintas. Con las empresas ocurre igual: cada una de ellas tiene su misión, sus valores, su cultura… Y como profesionales, en función de nuestras aspiraciones y expectativas, conectaremos más con unas que con otras.

Investigar y recopilar información de la empresa en la que vamos a empezar a trabajar es una tarea estrictamente necesaria para cualquier trabajador: por un lado, para ejercer nuestra capacidad de elección y seleccionar qué empresa concuerda más con nuestros gustos y principios y, por el otro, para mejorar el desempeño del trabajo.

Valores y cultura empresarial

Los valores de una empresa no son elementos compactos ni estáticos. Además de ser parte de la estrategia de branding, también son los motores que guían la forma de actuar de cada trabajador.

Un profesional debe estar en coherencia con los valores de su empresa para encontrar motivación que lo guíe hacia la consecución de objetivos, para sentirse responsable de los resultados de la empresa y también para aumentar su productividad.

En el mundo laboral actual, a los trabajadores ya no les parece suficiente desempeñar una tarea durante ocho horas y recibir un salario a cambio. Los trabajadores necesitan una realización profesional, sentir que la cultura de la compañía esté alienada con sus acciones y que existe cierta coherencia entre la misión de la empresa y la suya personal.

Un equipo formado por trabajadores motivados que entienden y están de acuerdo con la misión de su empresa es lo que marca la diferencia. Además, los trabajadores, y también los clientes, son cada vez son más exigentes con la cultura empresarial y la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Imagina que recibes una buena oferta de trabajo de una compañía. A simple vista todo parece correcto, pero… ¿quién es esa empresa realmente? Realizar tareas de investigación exhaustiva es esencial.

Empaparnos de la filosofía de la empresa es importante para decidir si es el lugar en el que queremos trabajar y, en el caso de que la respuesta sea un sí, adaptar nuestro perfil lo máximo posible al deseado por la compañía.

Por ejemplo, ¿qué tiene que ver Coca-cola con Inditex? Mientras que los valores de Coca-cola son liderazgo, transparencia y colaboración, Inditex se guía por inspiración, motivación y humildad. Esos valores, en la práctica, guiará las decisiones de los equipos y la estrategia de la empresa.

Cada uno de los empleados de una compañía tiene su motivación y sus razones para estar allí y no en otra. ¿Tendrá la misma forma de trabajar un profesional de Recursos Humanos de Nike que uno de Gucci? Estamos seguros de que no.

La forma de actuar de los empleados funciona también como imagen de marca de la empresa, y la coherencia de sus actuaciones con los valores de la empresa es esencial para la satisfacción de los clientes y los niveles de venta.

Valores de una empresa

Otras características de la empresa

Los valores de la empresa son importantes, pero también lo son otros factores que revelan mucha información. Conocer ciertas cuestiones es esencial de cara a la modulación de nuestro comportamiento en el caso de que comencemos a trabajar, y también para reflexionar sobre si la compañía se ajusta a las perspectivas que teníamos del nuevo trabajo.

Si somos personas con ambición, ganas de prosperar y ascender en el seno de una compañía, lo primero será saber si existen mecanismos de promoción interna.

¿Qué ofrece a sus empleados una empresa? Cada trabajador, de manera idiosincrásica, tiene sus propias preferencias. Hay profesionales que valoran más un buen salario y otros que prefieren una jornada laboral más flexible. El nivel de satisfacción del primero sería mayor que el del segundo, por ejemplo, en un puesto de mayor responsabilidad y alto nivel salarial.

Contar con información es crucial si acabas de entrar en una empresa. Los primeros días del ciclo de vida de un trabajo son esenciales para que la empresa forme la imagen que tiene sobre ti. Una buena imagen está relacionada con la muestra de interés: si el trabajador denota tener curiosidad y expresa que se ha documentado, tendrá muchas cartas a su favor.

¿La empresa trabaja a nivel nacional o internacional? ¿Cuáles son los principales productos que comercializa? ¿A qué tipo de población objetivo se dirige? ¿En qué sectores trabaja?

Dar respuesta a estas preguntas es símbolo de tu motivación por la empresa, lo que facilitará poco a poco que adoptes su cultura, que entres en simbiosis con la organización y encuentres esa ansiada realización profesional en tu puesto de trabajo.

Los comentarios están cerrados.